Martes, agosto 10th, 2010 | Author:

Plaza Artigas:
Antigua Plaza que hasta 1911 se denominó Progreso. Logra combinar con su belleza estructura las condiciones de ser un importante lugar de tránsito, manteniendo la calidez de una Plaza de barrio. El monumento en bronce al Procer Gral. José Gervasio Artigas, obra de Juan Luis Blánes, domina su perspectiva y fue inaugurado en 1947, siendo allí donde se realizan muchas de las celebraciones patrióticas. Sobre el lado norte, un árbol constituye un monumento vivo a la memoria del escritor Juan Ramón Giménez y otra placa recuerda a Juana de Ibarbourou.
Plaza Independencia:
Es la más antigua de la ciudad, siendo el eje desde el cual se fundó la Villa de San Pedro.
Fue escenario de importantísimos hechos históricos de gravi-tancia local y nacional, por ejemplo la Jura de la Bandera de los 33 Orientales el 30 de abril de 1825 y la Jura de la Constitución por el Ejército Nacional el 20 de julio de 1830. Sus bellos jardines sirven de marco a los monumen-tos que ella contiene. Monumento a Cristóbal Colón. Ubicado en su centro, fue levantado por inmigrantes y orientales en 1892/93. Realizado con granito proveniente de San Borja. La esfera contiene una caja de plomo con distintos objetos y documentos que fueron retirados en 1992. Ahora custodia materiales para el año 2092.
Plaza Sarandí:
En la década de 1880 se avanzó en la transformación urbanística de la entonces Villa, principalmente en plazas. Existiendo En la década de 1880 se avanzó en la transformación urbanística de la entonces Villa, principalmente en plazas. Existiendo en ese lugar una laguna llamada de “Los Patos”, se comienza con el relleno del lugar y también se procede al cortado de frondosos árboles indígenas. A principios del 1900 se le forestó con las tipas y algunas décadas después se construyó la romántica pérgola.
Avenida Wiston Churchil:
Constituyó a principios del 1900 el más concurrido paseo duraz-nense. La amplia vía que lo atraviesa está bordeada por gigantescos plátanos, plantados a comienzos de la segunda década de la centuria. Blancas estatuas evocan otras épocas y gustos culturales de la sociedad Duraznense.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in