Lunes, agosto 23rd, 2010 | Author:

El interior del volcán Totumo, aseguran, desciende hasta las profundidades alcanzando más de 2.000 metros de lodo en un túnel vertical.
Cuando alcancé la cima me sentí impresionado y divertido. El cráter estaba cubierto hasta el borde de lodo volcánico, una mezcla de barro y ceniza. El interior del Totumo, aseguran, desciende hasta las profundidades alcanzando más de 2.000 metros de lodo en un túnel vertical. Eran sólo datos. La verdadera experiencia consistía en sumergirse en aquella piscina de lodo. En realidad, sumergirse es un término incorrecto porque la densidad del barro volcánico impedía la inmersión.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in