Jueves, julio 28th, 2011 | Author:

Al aterrizar en el aeropuerto internacional de Abu Dhabi, lo primero que sientes es calor. Llegues en la época del año que llegues, la temperatura será superior a la que tú traigas, vengas de donde vengas. Sin embargo esa impresión, puramente sensorial, se mitigará (no desaparece) para dar paso a una nueva sensación que ya no te abandonará durante tu visita al emirato, el lujo entendido como poseer riqueza y poder gastarla.

Mires donde mires verás mármol y oro. La ostentación en esta parte del mundo es una virtud capital. Coches, edificios, actos culturales y sociales, todo es maximalista pero sin caer en lo soez. No siempre fue así. No es necesario retroceder mucho en el tiempo para contemplar un pueblo nómada del desierto que se dedica al pastoreo.

Categoría: Abu Dhabi
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in