Lunes, noviembre 14th, 2011 | Author:

En el sentido netamente tradicional, el teatro y el baile tailandes son indivisibles. El corazón de casi toda expresión de arte clásico es Ramakien, la versión tailandesa de la épica hindú, el Ramayana. En este cuento vividamente relatado, el dios-rey Rama pelea con el fin de rescatar a su bella esposa Sita, que había sido raptada por el rey-demonio llamado Tosakan. Esta romántica aventura ha sido contada una y otra vez por generaciones a través de movimientos elaborados de bailarines ataviados con trajes incrustados con piedras de fantasía.

Desde muy jóvenes, las niñas tailandesas aprenden este arte a través de movimientos graciosos y doblando sus dedos para atrás para imitar el guión del Ramakien. A pesar de que la danza dramatizada del Ramakien requiere más de 700 horas para su interpretación, normalmente puedes ver una versión conden-sada en los restaurantes de los principales hoteles y en varios centros teatrales y casi todos los packs de viajes baratos que suelen ofrecer las agencias incluyen alguna de estas actuaciones.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in