Martes, noviembre 22nd, 2011 | Author:

No es ningún secreto que Bangkok ha ganado notoriedad internacional debido a su creciente y displicente industria del sexo, una infortunada secuela dejada por la guerra de Vietnam, cuando los soldados estadounidenses hicieron de la capital su destino predilecto para el descanso y recreo. En los innumerables bares y centros nocturnos a lo largo de Patpong Road, existe casi cualquier combinación de intimidad concebible, y los shows en vivo van mucho más allá de lo gráfico. Sin embargo, este es un buen lugar para que recuerdes la lamosa regla de oro que dice: ver pero no tocar. De acuerdo con la ley tailandesa, la prostitución organizada es un delito federal, mientras que la negociada entre individuos es legal. El sexo con un menor de edad bajo cualquier circunstancia es un crimen mayor.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in