Domingo, agosto 11th, 2013 | Author:

Es poco lo que se sabe de la ciudad antes de la época romana; es decir, de su prehistoria. De los fenicios sólo se menciona como dato importante que en la Sierra Elvira tuvieron un templo dedicado al dios Rimmon (palabra que los rabinos tradujeron como Granada, aunque no es a este hecho al que se atribuye el nombre de la ciudad). Sobre el origen del mismo, dan alguna ¡dea los manuscritos de Don Diego Hurtado de Mendoza (1503-1575), consejero del emperador Carlos V. Dice Don Diego que el nombre fue el de “la morada de Cava, hija del Conde Julián el Traidor, y de Nata, que era su nombre propio”. Después de contar la historia de la cueva y de Nata, refiriéndose a los escritos de los árabes, afirma: “Pero lo que se tiene por más verdadero entre ellos es haber tomado el nombre de una cueva… Tanta es la variedad que hay en las historias arábigas, aunque las llaman ellos escrituras de la verdad.

En la nuestra, conformando el sonido del vocablo con la lengua castellana, la llamamos Granada por ser abundante”. A juzgar por el escudo en el que aparece una granada en su tallo, sobre toda conjetura etimológica ha prevalecido la teoría más romántica: la de que fue de la fruta de sus campos que Granada tomó su nombre.
Aunque el Mar Mediterráneo sirvió de comunicación entre los pueblos del Sur de Europa y los del África del Norte y Asia Menor, y se sabe que desde el año 1100 a.J.C. los fenicios comerciaban con el Sur de España, no se encuentran referencias a Granada en ese tiempo. No obstante, puede decirse que los árabes y los habitantes de la región que hoy es Andalucía, se conocieron mucho antes de que los primeros invadieran la Península Ibérica.

Durante la época del Imperio Romano —bajo el emperador Augusto (hacia mediados del siglo I a.J.C.)— comenzó a identificarse la ubicación de Granada dentro del municipio de llíberís, aunque hay autores que afirman que ese municipio era más bien Media-Elvira, teoría que defienden con el hallazgo de importantes ruinas romanas en la zona. En el siglo V d.J.C., cuando la invasión de los bárbaros, la región quedó totalmente devastada; por lo que era Granada pasaron la muerte y la destrucción, reinando el caos hasta que el rey visigodo Leovigildo (siglo VI) sometió a la España meridional. Durante el período visigodo hay pocas referencias a Granada, por lo que se deduce que su importancia fue limitada en ese tiempo.
En las crónicas, el nombre de Granada aparece por primera vez a principios del siglo VIII con la invasión musulmana, al mencionarse que Abd el-Ariz (hijo del sucesor de Tarik, el primer jefe invasor), ocupó Elvira y Granada, lugar que habitaban solamente los judíos.

Categoría: España turistica
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in