Viernes, septiembre 20th, 2013 | Author:

En un mundo obsesionado por el pragmatismo, los templos de Tailandia —el antiguo y legendario Reino de Siam— se levantan como mudos testigos de la indomable creatividad del hombre. Hay más de veinte mil templos esparcidos por todo el país, en su mayoría concentrados en Bangkok, la capital, donde pueden verse, cual exóticas flores, salpicando las riberas del Chao Phraya, el río que constituye la principal vía de transporte de esa fascinante ciudad.

La civilización tailandesa es totalmente autóctona, ya que Tailandia es el único país del sudeste asiático que nunca fue conquistado por la civilización occidental. Y en ningún campo es esto más evidente que en su arquitectura ni se manifiesta mejor que en sus maravillosos templos.
Alrededor del 95% de la población tailandesa es budista y dentro de cada templo se encuentra una imagen diferente de Buda. La más sagrada es el Buda de Esmeralda, en el templo del mismo nombre, también conocido como Wat Phra Kaeo. Pero quizá la más espectacular sea la del Buda reclinado, una enorme estatua totalmente recubierta de láminas de oro.

Los templos de Tailandia, a través de la historia, han cumplido múltiples funciones. Tomemos como ejemplo el caso de Wat Che-tuphon, el monasterio más antiguo del país, situado en el centro de Bangkok. Este templo, fundado en el siglo XVI, tiene la distinción de haber sido la primera universidad de Tailandia, en la que se impartían antaño clases de literatura, arqueología, astrología y medicina. Hoy, en cambio, el visitante puede recibir un masaje terapéutico en la sala de masajes que hay en sus jardines, apenas por el equivalente de unos 25 centavos de dólar.

Categoría: Viajes a Tailandia
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in