Archivo para la Categoría » Babia «

Jueves, mayo 21st, 2009 | Author:

Torrebarrio

PRINCIPALES VISITAS
Torrebarrio. Con casas apiñadas bajo la peña Ubiña, es una de las típicas aldeas que motean la comarca de Babia.
Riolago. Los blasones de muchas de sus casonas atestiguan la importancia de la villa en la Edad Media.
Barrios de luna. Una docena de pueblos duermen bajo este embalse que zigzaguea por el valle del Luna.
Caldas de luna. En un marco de montañas de roca caliza se halla esta aldea, rodeada de cauces fluviales.
EMBALSE DE BARRIOS DE LUNA. Las estribaciones de la sierra de los Grajos se reflejan en este pantano que cubrió varias aldeas de la zona.

Miércoles, mayo 20th, 2009 | Author:

Babia y Luna

El terreno gana en vegetación a la altura del club náutico del embalse. Aquí se halla el sabinar de Mirantes de Luna, considerado el bosque de sabinas más occidental de Europa. Los árboles crecen en la solana de la montaña, pero la mayoría de núcleos de población se asientan al otro lado del pantano y del río, sobre la umbría.
Enlazados por una carretera estrecha donde las ramas de los árboles se inclinan sobre el asfalto hasta casi tocar el coche, y paredes de roca que guardan fósiles de cuando estas tierras estaban bajo el mar, se suceden pueblos de pizarra. Sena de Luna, pueblo de tradición trashumante; Caldas de Luna, renacido al amparo de un recoleto balneario, y Barrios de Luna, con un interesante museo dedicado al pastor… Las poblaciones son apacibles, silenciosas, pequeñas; con paisanos que viven de su huerto, su ganado o de la pesca de la trucha en el río. Así es la comarca de Babia y Luna, así son estas tierras decididas a preservar sus tradiciones.

Martes, mayo 19th, 2009 | Author:

Riolago

Como Riolago, los pueblos del valle del Luna transmiten un sentimiento de solitud. Los vecinos de más edad recuerdan la vida que desprendían estas poblaciones antes de la construcción del embalse de Barrios de Luna, hace unos cincuenta años. En verano, cuando las aguas son bajas, asoman los tejados de las casas anegadas, incluso se entrevé algún camino y los troncos de los árboles que los franqueaban. La vista, a ojos del viajero, puede resultar curiosa, pero para los lugareños es motivo de añoranza. EL PASADO DE LA ZONA Minera, La Canela, Oblanca, Campos de Luna, Láncara, Lagüelles y Santa Eulalia son pueblos desaparecidos bajo las aguas. Desde el puente de Fernández Casado, en la cabecera del embalse, se ve asomar, como faro solitario, el campanario de la iglesia de Santa Eulalia.

Lunes, mayo 18th, 2009 | Author:

CALDAS DE LUNA

CALDAS DE LUNA.  Enclave de tradición termal, se halla situado en el valle del río Luna, a los pies del pico Cervunal, de 2.081 metros.
Los pueblos que salen al paso camino del valle de Luna tienen el denominador común de sus plazas con fuente y árboles, que la refrescan en los días de verano. La escenografía tiene su importancia, pues es en estas placitas donde los vecinos se reúnen para el calecho, una costumbre arraigada que consiste en reunirse a conversar, sobre todo en los atardeceres de las estaciones menos frías.
El valle del Luna está marcado por el cauce del río homónimo, que riega huertos y bosques de ribera pertenecientes a pequeñas poblaciones de montaña. En el pasado, estas localidades fueron lugares de linaje, como revelan los blasones que decoran las casonas de pueblos como Villasecino, Torre de Babia en este pueblo es aconsejable caminar hasta la la gima de Los Verdes o Riolago. Este último pueblo muestra también su pasado esplendor a través del palacio de Quiñones, del siglo xvi, y la Casa del Escribano.

Domingo, mayo 17th, 2009 | Author:

Rural babia

MIRADOR PRIVILEGIADO
En La Cueta todo es quietud y silencio. La gente prefiere hacer vida en casa. A veces, algún paisano se dirige al visitante en patsuezu, una variante del leonés que, aunque en desuso, todavía puede escucharse -sobre todo en forma de coplillas y dichos en las comarcas de Babia, Laciana y Somiedo.
En estas alturas, el valle de Babia es estrecho; el río Sil acaba de nacer. Sus aguas corren rápidas, rasgando la piedra caliza en un profundo tajo. Cauce abajo, en Piedrafita de Babia, el valle se amplía y las aguas se serenan.
Si se tiene la suerte de viajar por Babia en un atardecer invernal despejado de nubes, se asistirá a un espectacular atardecer: el sol rojizo se esconde por el oeste mientras va tiñendo de naranja las rocas calizas de las montañas, los diminutos caseríos y las copas de los árboles.

Sábado, mayo 16th, 2009 | Author:

Babia fotos

TORREBARRIO.
Esta aldea típica de la comarca de Babia está en un lugar privilegiado con el pico de Peña Ubiña como telón de fondo.
Apenas quedan ya ovejas en Babia, aunque sí vacas que pasturan por doquier. No hay más que mirar alrededor para contemplar huellas del quehacer pastoril. En el entorno de Torrebarrio, a los pies de Peña Ubiña (2.417 metros) o de la aldea de La Cueta el núcleo poblado situado a mayor altitud de León (1.500 metros), el viajero encuentra las majadas donde se recoge de noche el ganado, veredas holladas por el paso de los animales, casas de piedra cuya planta baja está dedicada a establo y ancianos de ágil andar que delata su costumbre de subir y bajar a la montaña.

Viernes, mayo 15th, 2009 | Author:

Los valles de Babia

Los valles de Babia y Luna se hallan en el norte de León, en la frontera con Astur¡as.
En aquellos tiempos, ambas comarcas estaban cubiertas por frondosos bosques de hoja caduca, poblados por lobos, jabalíes, ciervos, osos y corzos. Hoy, parte de aquellos bosques han desaparecido de Babia. Y es que en el siglo xvii más de trescientas mil ovejas merinas trashumaban todos los años, procedentes de Castilla la Mancha y Extremadura, y se quemó y taló mucho bosque para convertirlo en pasto.
De aquellas prácticas pastoriles resulta el paisaje de esta comarca recientemente declarada Reserva de la Biosfera: robledales, pastizales de montaña, bosques de abedules, tejos, hayas, fresnos, avellanos, acebos y zonas de matorral.

Jueves, mayo 14th, 2009 | Author:

Babia

ENTRE BABIA Y LUNA
Dos enclaves de las montañas leonesas que conservan el tipismo del medio rural.
Quién no ha oído alguna vez las expresiones «estar en Babia» o «en la Luna»? Pues bien, esos dos lugares existen y se hallan en tierras castellanas, en el norte de la provincia de León y ni pie de la sierra de la Filera.
Las raíces de una y otra sentencia se hunden en la alta Edad Media, cuando los reyes leoneses pasaban semanas enteras en estas tierras, atendiendo sus inquietudes cinegéticas y desatendiendo sus deberes cortesanos. Las crónicas cuentan que, cuando alguien preguntaba por un rey largamente ausente, se le respondía: «el rey está en Babia y no quiere ser molestado»; y lo mismo puede decirse del vecino valle del río Luna.