Archivo para la Categoría » Consejos de viajes «

Martes, noviembre 20th, 2012 | Author:

A centímetros de la arena blanca, bajo la sombra de las palmeras y con la suave brisa que mece sus hojas, la siesta del chancho no hay quien la esquive.
Hasta en materia de restaurantes hay demasiado para elegir. Entre las cocinas del mundo, los temáticos, los de moda, los idóneos para chicos y así sucesivamente, suman 38. Nada más ni nada menos.
En cuanto al resto, el huésped hallará lo que en todo mega complejo se propone: casino, spa, centros de convenciones, dársena para embarcaciones, golf, centro de deportes, y un largo etcétera que parece no tener fin.
El alojamiento top es el de las Royal Towers, con habitaciones de lujo increíbles y servicio a la altura de esas circunstancias. Son la joya de Atlantis. Después están las opciones de precios más moderados en las Coral y Beach Towers, que tampoco se quedan atrás en cuanto a derroches de confort y estilos.
Desde la bienvenida a la despedida, su estadía en este resort fuera de serie le deparará todo menos aburrimiento. Ni hablar de ir en plan solitario, jamás se lo perdonará. En familia, o de a dos, o de a muchos, sí, mil veces sí.

Domingo, noviembre 04th, 2012 | Author:

Los hombres y los niños varones tienen sobre sí la responsabilidad familiar de la cría del ganado, la caza, la pesca y las decisiones de tipo económico, mientras que las mujeres están encargadas de preparar la carne, ordeñar las vacas, las ovejas y las cabras y fabricar el queso. Una vez que han terminado estas faenas, también hilan y tejen con algodón silvestre y a veces con lana, y hacen cintos, sacos y esteras de los juncos llamados enea, así como vasijas sencillas de arcilla, chinchorros y redes.
El chinchorro es todo un símbolo del nomadismo del guajiro: su gran hamaca. En él descansa, duerme, ama y engendra a su prole; y en él muere y es enterrado por sus familiares. Si hay que moverse, se enrolla fácilmente; cuando hay que acampar de nuevo, bastan dos árboles o dos estacas entre las cuales se vuelve a colocar.
La única condición que se requiere para poder ocupar una tierra es que esté vacía. Cuando pasan años sin llover, los guajiros simplemente se van a otro lugar, solos o con algún clan aliado.

Viernes, noviembre 02nd, 2012 | Author:

A pesar de todas estas actividades que han estrechado su contacto con los arijunas, los guajiros todavía son fáciles de distinguir del resto de la población del lugar, el cual está compuesto por comerciantes extranjeros y por contrabandistas, todos simples aves de paso en una tierra donde sólo el indio autóctono ha sabido prosperar.
De mediana estatura, brazos y piernas fuertes, labios gruesos y nariz agresiva; pelo liso y muy negro, torso ancho y muy curtido por el sol; amistosos a pesar de su fama de hostiles, y ansiosos de contar lo que han oído sobre sus antepasados; amantes del mar y del desierto; bebedores, independientes y celosos: así son la mayoría de los guajiros. Los hombres y los niños usan sombrero de ala ancha, camisa y taparrabo, con una cuerda o cinto adornado con borlas, en el que sostienen un saco de cuerdas tejido por alguna de las mujeres del clan, así como un cuchillo y una faja donde quizá lleven sus flechas.
Las mujeres también lucen orgullosas sus sombreros, y los atan con pañuelos de colores brillantes. Usan la manta, una túnica larga que les llega hasta los tobillos, y encima de ella, su más preciada posesión, el collar. Este, hecho de piedras de turna de color rojo pálido y cuentas de oro, lleva también figuras de tortugas —uno de los productos marinos más explotados por ellos—, ranas u otros animales. El collar es tan preciado que se pasa de madres a hijas.
Todos los guajiros usan sandalias de cuero, aunque las mujeres suelen adornar las suyas con borlas. Las sandalias son imprescindibles para no quemarse los pies con el ardiente suelo de su tierra. Las mujeres también se protegen la cara y otras partes del cuerpo con un polvo amarillo, castaño y negro que fabrican con una mezcla de sebo de cabra, carbón y varios tipos de cortezas de plantas y hongos, y que se aplican formando dibujos caprichosos y complicados.

Miércoles, octubre 31st, 2012 | Author:

La mayoría de los guajiros consideran la caza como una actividad imprescindible, aunque cada día haya menos animales que cazar. Para ello se valen de sus perros y el arco y la flecha, o el rifle, cuando éste está disponible. También algunos pescan con red o anzuelo, aunque entre sus recursos, éste es secundario. De hecho, los pescadores tienen chozas junto a la costa, y en ellas tienen también su ganado. Los pocos que se dedican sólo a la agricultura son mirados con desdén por los cazadores y ganaderos.
Los indios guajiros no viven al margen del proceso de industrialización que está experimentando la región. Son muchos los que van a trabajar a la rica zona petrolera del lago de Maracaibo o en la construcción de las carreteras venezolanas, y no son pocos los que hacen más cómodo su nomadismo con un camión, generalmente con registración venezolana, en el que viaja toda la familia. También hay dos industrias a las que se dedican parcialmente: la extracción de sal y la de yeso. Ya desde épocas remotas, los guajiros obtenían la sal de las salinas costeras de Manaure y Shorshimana, en las costas del Caribe. La cambiaban por productos agrícolas a miembros de otras comunidades indígenas. Actualmente, subsiste esta explotación, pero los guajiros le dedican muy poco tiempo, absortos como están en la cría del ganado de la casta.
Hoy en día también se está explotando el yeso que hay depositado en la península, y que se produjo al evaporarse un mar interior que cubría la región en otras épocas geológicas. Este yeso primario se encuentra debajo de la arena, entre capas de arcilla blanca. Se extrae en los yacimientos de Auyama, el Cardón y Carrizal, para embarcarlo por la bahía de Pórtete. Al igual que ocurre con la explotación de la sal, el grupo de obreros está constituido por unos 500 guajiros de la región, que realizan esta labor en el verano, sin que por ello tengan que dejar su ganadería.

Lunes, octubre 01st, 2012 | Author:

Es la última voz portuguesa… ¡Y qué voz! Cristina Branco canta con toda la capacidad emotiva del fado clásico, pero aportando un universo de matices que lo ponen al cabo de los tiempos. Joven y consciente de su momento, la Branco está llamada a cantar el fado del nuevo siglo, a conseguir la difícil tarea de conservar el alma sonora de su país mediante los más sutiles cambios.

Sábado, septiembre 29th, 2012 | Author:

El Príncipe del Rai vuelve bien acompañado. Mientras Sting y Ziggy Mar-ley le hacen coros, Nile Rodgers y N¡-thin Sawhney corren a cargo de la producción. El Cheb pone su fina voz al servicio de temas de pegada rítmica y doble fondo melódico. Todo muy moderno, pero lo mejor llega en temas como Tza-zae, donde se rememora el cabaret franco-argelino.

Jueves, septiembre 27th, 2012 | Author:

Este bien construido recopilatorio es ideal para aproximarse a los vericuetos de la música africana actual. Los grandes monstruos -Touré Kunda, Manu Dibando, Felá Kuti, Boubacar Traoré, Francis Bebey…- traen sonidos que van desde Camerún a Guinea, de Costa de Marfil a Nigeria. Como curiosidad, en el libreto interior se ofrece la receta de un guiso de pescado senegalés. Que aproveche.

Martes, septiembre 25th, 2012 | Author:

Desparramados por casi toda Europa, los gitanos siempre hacen una música única, vital, llena de pasión y virtuosismo. Este disco recorre sonidos llegados de Hungría, Serbia, Macedonia, Francia y España. La guitarra y el acordeón son los instrumentos favoritos de un pueblo que, en vez de Constitución o Estado, tiene música.

Domingo, septiembre 23rd, 2012 | Author:

La Woods Hole Oceanographic Institution ha puesto en marcha una serie de expediciones científicas para desentrañar los misterios del fondo del océano índico. La zona de estudio está situada en el punto de choque entre las placas Africana, Australiana y Antartica, un área de alta actividad volcánica donde se han desarrollado una increíble variedad de formas de vida. Esta página web permite seguir las incidencias de la expedición.

Categoría: Consejos de viajes  | Tags:  | Deja un comentario
Viernes, septiembre 21st, 2012 | Author:

El Museo Egipcio de El Cairo está desbordado, no puede soportar los gastos de conservación de sus enormes fondos. Para ayudar a financiarse, los responsables han puesto en marcha una curiosa iniciativa, cualquier navegante puede apadrinar una momia de mono, serpiente o gato. A cambio, el padre adoptivo recibe un certificado de autenticidad, una fotografía para enmarcar y la historia del animal embalsamado.