Archivo para la Categoría » Playas del caribe «

Jueves, febrero 03rd, 2011 | Author:

En estas latitudes, los peces se han acostumbrado a la presencia humana y los peces ángel se acercan juguetones. El guía se introduce en un laberinto de cuevas y cavernas donde se esconden hermosos peces loro. El muro proporciona un sentimiento de profundidad oceánica, bajo los pies se abre un mundo de aguas oscuras donde no llega la luz y habitan especies acostumbradas a la penumbra, como los peces ardilla, los soldado, las langostas, pulpos, rayas y algún que otro tiburón nodriza.
Ya más relajada, comienzo a disfrutar del paisaje que me rodea: las grandes ramas de coral cuerno de alce dan refugio a multitud de peces. Trato, a pesar de la fuerte corriente, de no lastimar con mis aletas este mundo frágil lleno de vida. Me detengo a observar las esponjas que crecen de las más variadas formas: parecen tubos, candelabros, cálices y barriles de colores chillones. Me sigue un diminuto pez ángel gris que atrapa las burbujas que dejo a mi paso.
En estos bosques calcáreos llenos de luz y color hay peces cirujanos, loros, roncadores y muchos peces ángel. En medio del éxtasis aparece una enorme barracuda de afilados dientes que se dirige directamente a mí atraída por algún brillo de mi equipo. Una vez saciada su curiosidad desaparece, dejándome asustada. Las morenas y las barracudas, pese a su mala reputación y aspecto feroz, se muestran muy confiadas con nosotros.
De nuevo en la embarcación, los buceadores comentan entusiasmados los pormenores del buceo mientras regresamos al muelle de Cozumel.
Impaciente espero a que llegue mañana, porque esta isla verde y paradisíaca esconde miles de tesoros en el fondo del mar y yo volveré a sumergirme para descubrirlos.

Miércoles, febrero 02nd, 2011 | Author:

Los arrecifes se extienden a lo largo de 32 km desde el muelle donde llegan los transbordadores hasta Punta Celcraín, en el extremo sur de la isla. Hay tantos lugares para bucear que se debe elegir la excursión en función de la dificultad de la inmersión. Uno de los lugares más solicitados es el famoso arrecife de Pal anear, descubierto por Cousteau, que alberga algunas de las más asombrosas formaciones de coral y en donde se pueden alcanzar hasta 70 metros de visibilidad. Palancar, situado a sólo 2 km de la costa, ofrece 40 puntos de buceo. Hay corales negros y rojos, grandes esponjas oreja de elefante y esponjas barrilito, así como un cañón hundido y un enorme Cristo de bronce. Dicen que es uno de los lugares más sensacionales del Caribe para bucear. A las 8 de la mañana, nuestro guía, Carlos, y sus compañeros ya tienen el barco listo para salir. Es un día claro de verano y el mar está tranquilo, aunque en las profundidades las corrientes pueden ser muy fuertes. Nuestro destino es el Muro de Santa Rosa, justo al norte del arrecife de Palancar. Es un lugar conocido en el buceo de profundidad y a la deriva, con una pared que desciende abruptamente a 22 metros hacia enormes salientes de coral y grutas profundas. Carlos me recomienda bucear cerca del muro y tomar precauciones con el equipo al internarnos en las cavernas \ límeles. Comenzamos la inmersión divididos en grupos de seis buceadores y un guía. Los rayos de luz que alcanzan estos fondos nos descubren el colorido único de los jardines de corales y de esponjas, praderas de algas. Los meros, enormes, de ojos saltones y labios gruesos, nos miran inmutables.

Martes, febrero 01st, 2011 | Author:

Tras los pasos de Costeau.
Llegué a Cozumel atraída por la belleza de sus arrecifes. La isla liene sólo una ciudad, San Miguel. Ya no es el pintoresco pueblo pesquero de antaño, pero aún conserva algunos rincones típicamente mexicanos. A lo largo de sus calles peatonales se suceden los comercios, bares y restaurantes. En el paseo marítimo hay tiendas de buceo para comprar material, alquilar equipos y contratar excursiones submarinas.
Con más de 30 arrecifes cuya profundidad varía entre los 15 y los 24 metros y una temperatura del agua que ronda los 27°C en temporada alta (de junio a agosto), Cozumel es la zona número uno de México para practicar submarinismo. Más de 60.000 buceadores acuden cada año para estudiar sus formaciones coralinas, sus grutas, esponjas, medusas y peces tropicales.
Y es que en Cozumel se pueden practicar distintas modalidades: buceo de profundidad, a la deriva, desde la costa, en vertical, el buceo nocturno y la visita a barcos hundidos. Hay también algunos lugares aptos para buceadores inexpertos, como el buceo a un avión sumergido cuyos restos reposan a pocos metros del muelle del Hotel La Ceiba. Se trata de un Convair hundido en 1977 tras la filmación de una película mexicana y donde habitan miles de peces.

Domingo, enero 30th, 2011 | Author:

La isla llevó entonces una existencia bastante plácida hasta que durante los siglos XVII y XVIII se convirtió en refugio de los más famosos y temibles piratas, entre los que destacan Jean Lafitte y Henry Morgan, que escondieron sus tesoros en las catacumbas y túneles excavados por los indígenas.
Pero Cozumel ha sido también un apacible pueblo de pescadores, donde se cazaban caimanes e iguanas, se trabajaba en las plantaciones de cocoteros para producir la copra y se cultivaba con éxito el chicozapole del que extraían el chicle.
A principios de los años sesenta fue redescubierta por el oceanógrafo francés Jacques Cousteau, quien llegó en 1961 para realizar varios documentales televisivos que mostraron al mundo las maravillas de sus arrecifes de coral. Nunca imaginó el número de buceadores que seguirían sus huellas año tras año, convirtiendo a Cozumel en la capital del buceo mexicano.

Sábado, enero 29th, 2011 | Author:

Cuentan que en sus primeros tiempos, Cozumel fue un centro clave de comercio y navegación, además de un lugar de peregrinación para mujeres de la nobleza maya. Acudían aquí en grandes canoas para venerar, en santuarios y altares esparcidos por la jungla, a Ixchel, la diosa de la fertilidad, de los partos y de la Luna. Aún hoy se pueden visitar en el interior de la isla las ruinas de los centros ceremoniales, aunque sólo quedan en pie plataformas, columnas y dinteles rotos. En su día fueron templos, observatorios y edificios decorados con frescos y bajorrelieves ue ocuparon los mayas desde el año 300 d. C. al 1500 d.C.
El nombre de Cozumel viene de la expresión maya “Ah Cuzamil Peten”, que quiere decir “el lugar de las golondrinas”, por la cantidad de aves que descansan en la isla durante su emigración. Hoy, en los amaneceres de Cozumel se ven bandadas de loros, guacamayos y garzas blancas de alargadas patas.
Hacía escasamente media hora que habíamos dejado tierra firme cuando apareció la silueta de la isla, antiguamente habitada por piratas y hoy por submarinistas y turistas de todo el mundo.
En 1518, el español Juan de Grijalva desembarcó en estas mismas aguas en busca de esclavos. Sus relatos sobre el oro y otros tesoros incitaron a otro famoso explorador, Hernán Cortés, a viajar a México para visitarla al año siguiente, poco después, instalar allí a dos misioneros para convertir a los indios. Los españoles nunca consiguieron colonizar Cozumel. pero las enfermedades que transmitieron acabaron diezmando a la población nativa y hacia el 1600 la abandonaron.
Cozumel, famosa por los grandes documentales televisivos del oceanógrafo francés Jacques Cousteau, quien descubrió aquí un negocio cinematográfico exquisito, es también una apacible isla de pescadores.

Viernes, enero 28th, 2011 | Author:

La isla de las golondrinas.
Cada hora un ferry parte del muelle de Playa del Carmen rumbo a isla Cozumel. Son sólo 19 kilómetros que pasan volando sentado en la proa de esta rápida embarcación cargada de turistas de piel tostada, hippies, buceadores y nativos que aún conservan en sus rostros la herencia de sus antepasados mayas. La isla de Cozumel, con sus 40 km de largo y 17 de ancho, es la mayor de México y no ha perdido ni un ápice de su ambiente típico mexicano, ni de la hospitalidad de los 60.000 habitantes. Por lo general el turista se aloja en la población de San Miguel, pero el interior, apenas urbanizado y salvaje, está formado por vastas extensiones de playas rocosas, calas, palmerales, junglas de matorrales, lagunas y colinas bajas que merecen la pena descubrirse.
Pocas islas mexicanas ofrecen tantos y tan variados atractivos como Cozumel. Su mágico mundo submarino, por ejemplo, es una auténtica delicia para todos aquellos apasionados de este deporte.

Jueves, enero 27th, 2011 | Author:

Cozumel es el Caribe: playas doradas, mar de jade y un mundo mágico de corales, cuevas y peces multicolores que atraen cada año a miles de bucea-dores de todo el mundo.
Y hay más. Observar aves, ayudar a salvar tortugas marinas, las ruinas mayas ocultas en paisajes desiertos, artesanías de Yucatán, frutos del mar y alojarse en un magnífico hotel de lujo o en rústicas cabanas con hamacas. Pocas islas mexicanas ofrecen tantos atractivos en tan pocos metros cuadrados.

Miércoles, enero 26th, 2011 | Author:

Cualquier imagen de Isla Mujeres que podamos ofrecer refleja la tranquilidad que lo inunda todo. Quizá es esta la razón por la que se sigue considerando este lugar un refugio casi virgen para los turistas.
El pueblo principal está situado al norte de la isla y por fortuna sus construcciones todavía respetan el entorno natural, con ausencia de grandes complejos hoteleros y con un tipo de vida distendido que transcurre alrededor de la plaza del Zócalo, situada junto a la iglesia.
En el pueblo se encuentran diversos comercios dedicados al turismo, así como algunos hoteles y restaurantes. Las calles son estrechas y están muy bien pavimentadas, pero permanecen casi todo el día prácticamente sin tránsito. Al lado mismo del pueblo se encuentran las playas llamadas Cocal, Norte y Cocoteros, las que. a pesar de su proximidad con el centro, están generalmente desiertas gracias a que se hallan fuera de los llamados “circuitos turísticos”.
Durante todo el día numerosos barcos procedentes de Cancún llegan intermitentemente a la isla. Pero es a medio día y a primeras horas de la tarde cuando las calles del pueblo son algo más transitadas: las personas se mueven perezosamente bajo un sol de plomo, buscando algún objeto típico para comprar; es la hora ideal para echarse a dormir la siesta. Sin embargo, a partir de las cuatro o cinco de la tarde, cuando el sol ya no cae con tanta fuerza sobre las cabezas de los turistas, el pueblo recupera su ritmo normal y es entonces cuando se llega a apreciar verdaderamente el ambiente isleño.
Este no es un rincón del mundo desconocido y alejado; al contrario, si uno desea “ambiente” no le faltará donde encontrarlo. Pero también podrá disfrutar del descanso cuando lo necesite o lo busque. Isla Mujeres ofrece la oportunidad de poder escoger. No es un lugar para amantes de la diversión nocturna, ni tampoco para solitarios. Es más bien un punto intermedio, capaz de contentar a cada cual según su medida.

Martes, enero 25th, 2011 | Author:

Playas de ensueño y tiempo para todo
La zona más hermosa, al este de la isla, incluye las playas Garrafón, Indios. Lancheros y Pescador. En estos lugares se encuentra cierta infraestructura turística, lo que permite comer en pequeños bares situados junto a la playa. Cualquiera que sea el lugar escogido para zambullirse, el viajero podrá disfrutar plenamente de la calidez de las aguas y de los paisajes solitarios y paradisíacos. Playa Garrafón goza de merecida fama. Declarada Parque Nacional por el gobierno mexicano, el colorido de sus aguas es impresionante e invita a practicar buceo y submarinismo. Es uno ele los puntos más visitados de la isla, con el consiguiente movimiento de turistas procedentes de Cancún. Si se prefiere disfrutar de mayor soledad, bastará con pedalear un par de kilómetros más hasta llegar a alguna de las playas menos conocidas.
En su extremo sur, junto al faro, se encuentran las ruinas de un templo maya dedicado a Ixchel, la diosa de la fertilidad. Las ruinas quizá puedan defraudar a quien conozca las importantes ciudades arqueológicas desperdigadas a lo largo y ancho de México, en especial de la Península del Yucatán. Chichén Itzá o Uxmal tienen un esplendor que en absoluto se puede comparar con las piedras do Isla Mujeres. Pistas rumas permiten profundizar en el misterio de su nombre y confirman que antes de la llegada de los españoles era un centro de peregrinaje maya, con clara referencia al culto a la mujer.
En el interior se encuentra la laguna Makax y la Salina Grande. La primera está conectada al Caribe por un estrecho brazo de mar. protegida al este por una lengua de tierra denominada Parque de las Tortugas, un fondeadero utilizado por navegantes en su recorrido por el Caribe, y que, con seguridad, sirvió como puerto a los bucaneros de los siglos XVI a XVII. Su estrecha entrada permitía controlar con comodidad cualquier intento de agresión desde el exterior. En la actualidad la laguna Makax alberga en su lado más oriental las instalaciones del Club Náutico de Isla Mujeres.

Pero si no le apetece pedalear puede alquilar una motocicleta o un carrito de golf para desplazarse. La carretera principal, sin grandes desniveles, rodea toda la isla. Apenas en medio día se la puede recorrer en su totalidad y pararse en alguna de sus muchas playas para disfrutar de la nitidez de las aguas de Caribe.
Tres escenas pacificas e idílicas de la isla: una tienda de souvenirs repleta de vestidos y camisolas típicas, las calles apenas transitadas y el mar siempre constante y siempre presente a lo largo de la carretera principal.

Domingo, febrero 07th, 2010 | Author:

caribe club princess beach resort

Sin embargo, el resort también tiene en cuenta a los más activos con una lista gigante de deportes náuticos (además de buceo y snorkel. hay veleros, bicicletas de agua, kayaks). Ni los más hiperacti-vos son capaces de agotar las propuestas de actividades que ofrece el resort. que también cuenta con gimnasio, canchas de tenis, salas de juegos, entre muchas otras opciones. Pese a que el mar está a pasos, las piscinas convocan. Tientan con sus curvas, colchonetas flotantes, cascadas y lo más importante, bares “submarinos” que invitan a hacer un alto sin renunciar al agua.