Tag-Archivo para » iglesia efeso «

Martes, abril 30th, 2013 | Author:

En el sitio de su primera fundación permaneció Efeso por espacio de cuatro siglos, con todas las ventajas marítimas y comerciales que le daba su ubicación en la desembocadura del río Caistro, en la misma mitad de la costa occidental de Anatolia. Así, muy pronto Efeso se convirtió en el puente de comunicación privilegiado entre el Oriente y el Occidente. Además, el Templo de Artemisa atraía peregrinos desde lugares remolos, contribuyendo también al auge y riqueza de la ciudad.

Se estima que el Templo data del siglo VI a.J.C, y su construcción se atribuye al arquitecto cretense Cersifrón, aunque fue reconstruido dos siglos más tarde por Inócrates. Su elemento central era una estatua que, según se afirmaba, había caído desde el cíelo: la de Artemisa (Diana), cuyo vestido aparecía adornado con figuras de abejas, leones y grifos (para simbolizar la familiaridad de la diosa con el reino animal). Tenía, además, numerosos senos (que aparecen en otras muchas representaciones escultóricas de Artemisa, aunque no en todas). Estos senos presentaban una forma marcadamente ovalada y, hoy en día, muchos investigadores estiman que, en realidad, no se trata de senos, sino de huevos, símbolos de fertilidad. Las riquezas del Templo, eri su mayor parle, fueron robadas siglos más larde, bajo el gobierno de Nerón, y el templo fue destruido finalmente por los godos en el año 262 d.J.C.
En cuanto al material de que está hecha la estatua, el romano Plinio asegura que la primera fue de ébano, pero Vitrubio sostiene que fue de cedro. Las ruinas del célebre Templo no fueron descubiertas hasta 1869, a poco más de seis metros bajo el nivel de la tierra, y gran parte de sus columnas esculpidas y sus bloques masivos de mármol fueron transportados a Inglaterra. Hoy pueden admirarse estos restos en la galería dedicada a Efeso en el Museo Británico.

La primitiva Efeso subsistió por espacio de unos cuatro siglos hasta que, precisamente por su prosperidad, despertó la codicia de Creso, “el multimillonario” rey de los li-dios del interior de Asia Menor. Aunque los efesios se defendieron, Creso triunfe), pero no sólo respete) el Templo, sino que inclusive regale’) columnas para restaurarlo y embellecerlo (éstas son, precisamente, las que se pueden ver en el Museo Británico). No permitió, sin embargo, que la ciudad permaneciera junto al mar; la destruyó y forzó a sus habitantes a establecerse en la segunda Efeso, un poco tierra adentro, al sur del Templo.

Los arqueólogos no dudan que ésta fuera, en efecto, la ubicación de la segunda ciudad, aunque hoy es difícil hacer excavaciones por lo mucho que, desde la antigüedad hasta el presente, ha penetrado el mar, cubriendo territorios que antes fueron tierra firme.
Este fue el llamado periodo clásico de Efeso. La ciudad carecía de murallas y era militarmente débil, pero la actividad portuaria y comercial se mantuvo —a pesar de que esta segunda ciudad estaba un poco alejada del mar— bajo los conquistadores lidios, y luego bajo los persas, hasta que Efeso comenzó a decaer paulatinamente, siendo ya miembro de la Confederación Marítima Ateniense.

Categoría: Viajes a turquia  | Tags:  | Deja un comentario